El Salón Rico de Medina Azahara abrió por Navidad

El Salón Rico de Medina Azahara ha abierto durante estas navidades sus puertas para poder mostrar el estado de su obras de restauración. Esta apertura se ha producido de manera extraordinaria y sin haber concluido la restauración presente, estando prevista una segunda parte de la restauración para el próximo año, encaminada esta  hacia la parte oriental del Salón.

Ha sido una ocasión única para poder acercar a todos, este emblemático monumento, ya desde hace unos meses Patrimonio de la Humanidad.

Fue en el año 2009, cuando se cerró al público para someterlo a una profunda reforma, desmontando suelo y atauriques, realizar una reconstrucción más adecuada, así como resolver problemas de humedades del edificio. Pero la falta de fondos ha ralentizado las obras y lleva desde entonces en obras y cerrado.

Los visitantes del salón Rico hemos podido contemplar sobre el terreno, estas adecuaciones puestas en marcha en el edificio, como son:

Suelo restituido de mármol, y fragmentos de atauriques

 

 

  • El suelo de cemento ha sido sustituido por losas de mármol, procedente de la cantera de Estremoz en Portugal, después de estudiar, buscar y localizar el lugar de extracción del mármol original.

 

  • Más de 5.000 atauriques, cuyo objetivo era el de catalogar, limpiar, para posteriormente reubicar sobre los muros.

 

  • Vista de la Alberca, frente al Salón Rico

    Otro de los objetivos era el acristalamiento para separar la zona del jardín y restaurar la alberca situada frente al salón, para una vez llena de agua devolver la visión original de este impresionante marco, que constituía el Salón Rico, siendo como era, el eje central del recinto palaciego, por ser el salón del trono y lugar de celebración de las grandes ceremonias palatinas, así como el lugar donde tenía lugar la recepción de embajadores extranjeros, (los cuales llegaban a él, nunca directamente, sino tras largas esperas en estancias previas, creyendo que estas eran el lugar donde les recibiría el Califa).

 

 

 

 

 

A pesar de referirnos a él como salón, se trata de un conjunto de espacios y salas, formando todas ellas un único salón dividido por arcadas. El edificio tiene planta basilical de tres naves longitudinales con otra transversal en su entrada que hace las veces de pórtico, situándose ambos lados, dos naves exteriores más, divididas en tres cámaras de desigual tamaño.

 

 

 

Son características del Salón Rico:

  • Su fastuosa decoración, entre la que destacan los patrones florales, (cogollos de hojas, cálices de flores, etc.), alcanzando aquí su máxima plenitud, y las representaciones del árbol de la vida,
  • El techo de madera que recubría la estancia donde estaba representado firmamento
  • El uso del arco de herradura califal con policromía bicolor y con la tan característica alternación de dovelas en tonos rojizo y claro, semejantes a las existentes en la mezquita de Córdoba.
  • Los arcos están sostenidos por columnas de mármol de primera calidad que alternando tonos rosados y azules.
  • Las columnas de estas estancia están rematadas por capiteles de avispero

 

Decoración  floral y árbol de la vida

Artesonado

Capitel de avispero

 

 

 

 

 

 

 

Actualmente, el Salón Rico continúa cerrado al público a la espera de que se concluyan las intervenciones iniciadas.

Grupo de docentes en visita al Salón Rico

Una buena iniciativa, de Medina Azahara, la de abrir el Monumento a visitas programadas, que ha permitido que estas navidades hayamos podido contemplar, no solo la estructura arquitectónica y la ornamentación del Salón Rico, sino también la reconstrucción de los fragmentos originales recuperados en la excavación.

Terminada la restauración del alminar de San Juan

 

 

Han concluido los trabajos de la primera fase de la restauración del Minarete situado junto a la iglesia de S. Juan. La intervención, que fue promovida por la asociación de los vecinos Centro Histórico, era la primera de importancia que se realizaba desde 1927.

 

Este emblemático Alminar, en su mayor parte, es de época omeya, y en él destacan curiosamente en su parte superior tres columnas visigodas.

El próximo dia 27 de diciembre, está prevista su inauguración y, a partir de ese momento, la torre quedará iluminada.

Importante descubrimiento arqueológico en Montemayor: Hallan un carro íbero

Gran descubrimiento arqueológico en Montemayor (antigua Ulia).- Hallan un carro íbero

Un equipo de arqueólogos siguiendo desde hace tiempo los pasos de Julio César en Córdoba, descubre restos de un enorme dispositivo militar.

 

Un  equipo de arqueólogos, encabezado por Javier Moralejo, de la Universidad Autónoma de Madrid, y coordinado por el director del Departamento de Prehistoria y Arqueología, Fernando Quesada, están desarrollando un proyecto que bajo el nombre de » Buscando a Julio César»,  intentan hallar los restos de la etapa de Julio Cesar, en el siglo I a.c., y ha sido en Montemayor, concretamente en el Cerro de la Horca, cuando detectaron la existencia de  abundante munición,  proyectiles de hondas, tachuelas de sandalias romanas, así como los restos de uno de los campamentos militares que tuvo Julio César en la provincia mientras preparaba el asalto a Ategua o a Córdoba.

 

Además de estos hallazgos, se han visto sorprendidos por el descubrimiento de una pieza única: un carro íbero, cuyo origen y antigüedad aún no están claros pero que podría llegar a tener 2.500 años de historia.

Los estudios se centran ahora en averiguar, mediante pruebas de carbono 14, la fecha real del carro, con el fin de saber si es un carro de guerra de las tropas auxiliares de origen íbero usadas por Julio César como apoyo a sus legiones,  o  se trata  de un carro aún mucho más antiguo, usado por los pobladores que habitaban la zona, con anterioridad a la llegada a la Península de los romanos.

 

 

 

Curiosamente las piezas del carro estaban cuidadosamente desmontadas, encontrándose además de las 4 ruedas del Carro, pasarriendas del mismo, anillas de bronce, 2 bocados de hierro, etc.

5 razones para enamorarse de Córdoba

 

5 razones para enamorarse de Córdoba

1- Las calles típicas del casco histórico

El conjunto del casco histórico y de la judería, con sus callejones adoquinados y sus fachadas decoradas de geranios de macetas, es sin duda el barrio más bonito de la ciudad. Puedes deambular y perderte en las numerosas callejuelas que te pueden ofrecer un nuevo descubrimiento en cada esquina. No te pierdas la calleja de las flores, muchas veces repleta de turistas que quieren cumplir con la tradición y echarse una foto en pareja en esa calle, con el campanario de la mezquita-catedral en el fondo. Puedes encontrar también unos tablaos que son restaurantes típicos que proponen espectáculos de flamenco gratis durante las horas de las comidas. Asimismo, en el casco histórico, se encuentran todas las tiendas para hacer las compras : souvenirs, regalos, postales, aceite de oliva, especias, té, marroquinería …

2- Su historia reflejada en sus monumentos

Córdoba posee una historia muy rica ya que primero fue una de las provincias más adineradas del Imperio Romano. Ciudad brillante por sus numerosos filósofos y hombres de ciencia y por su situación geográfica a orillas del río Guadalquivir, se convierte en la ciudad más amplia del siglo X. Las religiones musulmana, judía y católica conviven en paz durante un largo periodo llamado Al-Andalus y que va dejar huellas en cada rincón de la ciudad. Por ende, hoy, se pueden observar las ruinas del templo romano, el puente romano intacto y también la mezquita-catedral de inspiración árabe y el Alcázar de los Reyes Católicos, sede de la Inquisición tras la Reconquista.

3- La vida nocturna

Los bares y otros lugares para salir de fiesta no faltan. Las calles siempre son muy animadas de noche, sobre todo en la Plaza de las Tendillas, punto central de la ciudad, o también en la Plaza de la Corredera cuya arquitectura y forma cuadricular me recuerdó la Plaza Mayor de Madrid.

4 – Los patios

Los patios, sombríos, frescos y con una abundancia de flores, son el corazón de la casa andaluza tradicional. En mayo, Córdoba se llena de flores para el concurso de los patios que figura en el patrimonio de la Humanidad. Lo más fácil es ir a la oficina de tursimo para recoger un plan de los diferentes recorridos . No te pierdas los patios del barrio de San Basilio. A menudo hay que hacer la cola pero realmente vale la pena. Para ver los patios, otra opción es ir al Palacio de Viana que ofrece visitas en un conjunto de 12 patios entre los más bonitos que he visto en mi vida.

5 – La gastronomía

En general comer afuera en Córdoba no sale muy caro. Aquí puedes probar el salmorejo, una sopa fría espesada con miga de pan y servida con cubitos de jamón ibérico y un chorrito de aceite de oliva. Hay también el flamenquín cordobés, un tipo de salchicha freída con pan rallado, el rabo de toro, las croquetas … En cuanto a los postres, el pastelón cordobés es un hojaldre con cabello de ángel que se puede comprar en cualquier panadería de la ciudad.

Calendario de fiestas populares de Córdoba 2017

Posted by ConoceCordoba on Mittwoch, 25. Januar 2017

 

 

Posted by ConoceCordoba on Mittwoch, 25. Januar 2017